Universidad Técnica Federico Santa María

Jornada de análisis y discusión sobre el futuro de la minería espacial en la USM

1 - diciembre - 2023

La actividad forma parte del ciclo de conferencias “Visión Prospectiva de la Minería organizado por la carrera de T.U. en Minería y Metalurgia” Sede Viña del Mar de la casa de estudios.

Construir un espacio-puerto en la Luna es el primer gran objetivo de una nueva etapa en la mirada científica hacia el exterior de nuestro planeta. Una carrera espacial que, a diferencia de la primera propiciada a mediados del siglo pasado por las potencias que encabezaban la Guerra Fría, ahora es impulsada con una mirada sustentable y con un desarrollo tecnológico disruptivo y exponencial.

En ese contexto la carrera de Técnico Universitario en Minería y Metalurgia del Departamento de Mecánica de la Sede Viña del Mar de la Universidad Técnica  Federico Santa María organizó el ciclo de conferencias “Visión Prospectiva de la Minería”. Instancia impulsada por el doctor Patricio Oportus, docente de la casa de estudios que congregó a destacados expertos vinculados al tema, como el profesor del Colegio de Ingeniería de la Universidad de Arizona, Víctor Tenorio, quien ofreció la charla “Minería lunar: avances y convenio con la NASA”.

“Hay muchos planes que la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) está desarrollando para llevar a cabo actividades en la Luna”, asegura el doctor Tenorio, quien además es licenciado en Minería de la Pontificia Universidad Católica de Perú y cuenta con una Maestría de la Universidad de Alaska Fairbanks. En ese sentido, el académico explica que la mirada científica desde hace bastante tiempo está impulsando de manera decidida la posibilidad de aprovechar los recursos externos. “Es allí -dice el académico- donde nace este concepto de la minería espacial. La idea es siempre empezar con algo tangible, y lo más cercano que tenemos desde la Tierra es, por supuesto, la Luna”, añade.

El doctor Tenorio sirve también como entrenador de los Wildcat Moon Miners, un grupo formado en 2021 en la Universidad de Arizona y patrocinado por la NASA, cuyo propósito es investigar y desarrollar proyectos relacionados a la minería lunar. Gracias a este vínculo, como el mismo lo relata, está al tanto de muchos de los puntos de vista que la NASA y otras instituciones como la Agencia Espacial Europea (ESA) o el grupo privado Space X de Elon Musk, están analizando en torno al regreso a nuestro satélite natural del que se desprenderían distintas misiones, entre ellas la creación de un puerto espacial que serviría como punto de escala para futuros viajes a Marte y otros cuerpos celestes.

Y es que uno de los aspectos que más se destaca en la discusión es la vinculación entre las distintas instituciones, sean estas empresas privadas, entidades públicas o la misma academia. El doctor Oportus, por ejemplo, recalca la importancia estratégica para entidades como la USM y la carrera de Técnico Universitario en Minería y Metalurgia y agrupaciones como la misma Universidad o revistas científicas indexadas a WoS o Scopus, además de incorporarse a organizaciones como Moon Society, dedicadas a la investigación lunar.

Contexto actual

Más adelante el profesor expositor agrega que las condiciones han cambiado y, pese a que aún los viajes espaciales poseen un componente de peligrosidad, en los últimos tiempos se han registrado cambios radicales en la forma de movilización. “Cuando comenzaron los primeros vuelos a la Luna se trataba de una actividad de altísimo riesgo”, sostiene, contrastando el hito ocurrido en 1969 con los avances generados por el empresario Elon Musk y su empresa Space X que actualmente desarrolla una nave que permitiría retornar con componentes externos a la Tierra. “Las naves ya no son solo transbordadores, ahora hablamos de cosas más sofisticadas”, afirma.

Y es que, efectivamente, el interés terrestre por lo que pueda encontrarse en el espacio es generalizado. Por eso, además de las instituciones antes mencionadas como la NASA, la ESA o Space X, otras compañías privadas están evaluando sumarse al mercado espacial como Amazon o Blue Origins. No es extraño que esto despierte la atención de instituciones académicas que ofrecen cursos más bien teóricos sobre la extracción de recursos desde asteroides u otros cuerpos celestes, a lo que el profesor Tenorio insiste en la importancia de acoplarse a las materias más concretas y que ya tienen ciertos avances, como la minería lunar, trabajando a la par con compañías como Off World o Red Wire, las que desarrollan equipos para llevar a cabo estas misiones a la luna.

Recursos limitados

El punto de convergencia entre la mirada astronáutica y la minera está precisamente en el descubrimiento y explotación de los recursos lo que se traduce en un viaje por los territorios inexplorados de la Luna. “Lo primero que se hará al llegar a la Luna, aparte de seguir explorando, es buscar materias primas para trabajar”, dice Víctor Tenorio, quien además explica que, en cualquier caso, “los dos recursos más críticos para implementar estos planes espaciales son el oxígeno y el agua”.

No obstante, la posibilidad de que pueda encontrarse agua en la Luna no es tan escasa. El científico y minero señala que, pese a que en apariencia no hay agua en la Luna, Marte o Titán (una de las lunas del planeta Saturno) —tres de los principales destinos en los que la ciencia ha puesto su mirada—, se han encontrado vestigios de agua que podrían ser abundantes y que se han distinguido gracias a los orbitadores que analizan con espectrómetros las frecuencias de los materiales presentes en la superficie de la Luna, mayormente en algunos sitios del polo sur del satélite natural, que es donde los cometas pasan y dejan restos de su cola.

Explica, además, que uno los hitos contemporáneos de la astronomía ha sido descubrir que la cola de los cometas está compuesta principalmente por hielo y vapor de agua y que cuando estos restos caen en la cara visible de la Luna, desaparecen por el calor. Sin embargo, aclara, “en el polo sur no pasa esto, pues hay muchos cráteres que no están expuestos al Sol. Estas zonas son conocidas como ‘regiones de sombra permanente’, y no es posible ver su interior, pero esperamos poder escanearlas y, si hay fuentes de agua como se piensa, estas deben ser de hielo sucio, como los restos que deja el Cometa Haley”.

El descubrimiento de nuevos materiales es una posibilidad cada vez más latente y el profesor Tenorio -lo dijo en su conferencia- considera que podría darse una situación similar a la de las muestras extraídas por la sonda OSIRIS-Rex, que fue destinada al asteroide Bennu y que logró extraer agua y carbón, además de otros elementos básicos.

“Estamos en el camino correcto”, asegura. Un camino largo, sin embargo, pues, excavar una superficie aproximada de 10 km en la Luna podría tardar un año terrestre. Y eso sin considerar aspectos como la logística del viaje, el trabajo en conjunto desde la astronáutica y la minería, entre otros.

Pese a todo, el doctor Tenorio lo ve con una perspectiva optimista e, incluso, positiva. “Esto implica que no vamos a depredar la Luna… tenemos que hacerlo mejor que en la Tierra”, dice, recalcando que, ante todo, es necesario “aprender a vivir y desarrollar las tecnologías correspondientes” para un proceso de extracción que no dañe el entorno lunar.

Compartir en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir

Noticias Relacionadas

Homenaje al profesor Santiago Geywitz Bernal (QEPD)

Se le recuerda como un pilar fundamental en el Departamento de Diseño y Manufactura (DIMA) de la sede Viña del Mar de nuestra casa

Fecha de publicación:

Volatilidad del dólar y perspectivas económicas en Chile

Columna de Carolina Erices, profesora del Departamento de Ingeniería Comercial. En los últimos días la volatilidad del dólar ha generado preocupación ante la posibilidad

Fecha de publicación:

Admisión USM

Ingresa tus datos para ser contactado y resolver tus dudas y/o consultas.
Búsqueda
Para salir presione tecla Escape o el botón X