Contexto del Modelo Educativo - Universidad Técnica Federico Santa María

Contexto

Los constantes cambios y transformaciones de la sociedad actual desafían a las instituciones de Educación Superior a formar líderes integrales, profesionales y graduados competentes, a través de una propuesta educativa de excelencia que prepare 13 a sus egresados para el ámbito Humano, Científico Técnico y Profesional. Lo que se logra desarrollando aprendizajes desde la experiencia de los estudiantes, que le permitan reflexionar y tener conciencia crítica frente a sus acciones y decisiones.

Dicho contexto, requiere de la Educación Superior, un compromiso con: mayores exigencias de calidad, pertinencia, rendición y transparencia de cuentas públicas, el uso eficiente de sus recursos y mayor inclusión social. Esta realidad implica avanzar en la modernización de la educación terciaria, a fin de garantizar la calidad de los procesos de formación y el cumplimiento de propiciar el desarrollo, entregando a sus estudiantes no solo las herramientas para contribuir a los logros colectivos de la sociedad como ciudadanos comprometidos, sino también, para desempeñarse con éxito en la economía del conocimiento, resguardando el sello propio de la Institución.

Hoy el entorno exige cumplir nuevos desafíos, además de los citados, tales como: la mejora de la gestión institucional, evidenciar impacto de nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje, trabajo académico multidisciplinario en docencia e investigación, introducción y aplicación de las tecnologías de información y comunicación en la docencia, alianza efectiva y de mutuo beneficio con el medio externo, desarrollo de innovación y emprendimiento, responsabilidad social, entre otras.

En el ámbito internacional, los desafíos no son menores debido a que Chile cada año se acerca más al nivel de ingreso per cápita de algunos países de la OCDE, lo cual contribuye a la formación de expectativas de un alto desempeño de sus universidades, más acorde a aquellas instituciones de educación superior de países desarrollados o de los países emergentes de Asia.

Un escenario no descartable es que las transformaciones institucionales que el país está discutiendo para los próximos años, particularmente en el campo del desarrollo de las ingenierías y formación de técnicos, puedan generar un nuevo entorno de oportunidades que sean determinantes en la consolidación de la USM. Los avances en esta dirección, como la iniciativa de CORFO “Nueva Ingeniería para el 2030”, la creación de una Subsecretaría y Superintendencia de Educación Superior, además de un posible Ministerio de Ciencia y Tecnología, pueden ser realidad en el corto plazo, lo cual podría profundizar el entorno de competitividad de fondos públicos concursables, para elevar los estándares de calidad en la formación de profesionales y técnicos, y de la producción científica y tecnológica.

De aquí la importancia que la USM construya, permanentemente, nuevas habilidades y fortalezca las capacidades requeridas en un entorno cada vez más desafiante y competitivo de la Educación Superior.