Universidad Técnica Federico Santa María

Inteligencia Artificial al cuidado de la Salud

17 - noviembre - 2022

Columna de opinión de la Dra. Carola Figueroa Flores, Integrante del Comité Académico del Proyecto FIC «Capital Humano Avanzado en Inteligencia Artificial para el Biobío» del que forma parte la USM.

Dra. Carola Figueroa Flores, Integrante del Comité Académico del Proyecto FIC «Capital Humano Avanzado en Inteligencia Artificial para el Biobío» del que forma parte la USM.

La Inteligencia Artificial (IA) ha demostrado un gran progreso en la detección, diagnóstico y tratamiento de enfermedades. El aprendizaje profundo basado en redes neuronales artificiales, ha permitido aplicaciones con niveles de precisión muy cercanos a los profesionales capacitados en tareas que incluyen la interpretación de imágenes médicas y el descubrimiento de compuestos de fármacos. No es sorprendente que la mayoría de los desarrollos de IA en el cuidado de la salud satisfagan las necesidades de los países de ingresos altos (PIA). Por el contrario, se discute poco sobre lo que la IA puede aportar a la práctica médica en los países de ingresos bajos y medianos (PIBM), en donde podría desempeñar un papel importante para abordar las desigualdades mundiales en la atención de la salud a nivel de paciente individual, sistema de salud y población.

Las condiciones de salud en los PIBM y PIA están convergiendo rápidamente, como lo indica el cambio reciente de la carga mundial de enfermedades infecciosas a enfermedades crónicas no transmisibles (ENT).  Estos desafíos han sido fundamentales para los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, incluido el objetivo de reducir en un tercio la mortalidad prematura por ENT para 2030. La IA tiene el potencial de impulsar y sostener los esfuerzos hacia estos ambiciosos objetivos.

Las intervenciones de IA para la atención de la salud en los PIBM se pueden dividir, en términos generales, en tres áreas de aplicación. La primera incluye herramientas de bajo costo basadas en IA que se ejecutan en dispositivos móviles para abordar, principalmente, enfermedades comunes. Con el aumento de los teléfonos inteligentes, aplicaciones de IA pueden guiar el estilo de vida y la nutrición, permitir la autoevaluación de los síntomas y brindar asesoramiento en el embarazo.

La segunda área de aplicación se enfoca en necesidades médicas más especializadas, con el objetivo de apoyar la toma de decisiones clínicas. La IA puede permitir que los médicos de atención primaria no especializados realicen tareas especializadas, incluida la lectura de imágenes de radiología y patología, y solo derivar a especialistas si es necesario. La tercera es ayudar a las políticas públicas de salud, como asignar adecuadamente los recursos, mitigando por ejemplo, el progreso de una pandemia, o recopilar datos en países de bajos ingresos donde la IA ayude a mantener actualizados  datos nacionales de cáncer.

Frente a este escenario, es que la Salud es una de las áreas de interés de contexto territorial que el proyecto “Capital Humano Avanzado en Inteligencia Artificial para el Biobío” busca apoyar. Cabe señalar, este proyecto se está desarrollando en consorcio entre las universidades miembros del CRUCH Biobío-Ñuble (UCSC, UdeC, UBB y USM), enmarcado en el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R), del Gobierno Regional del Biobío.

Compartir en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir

Noticias Relacionadas

Volatilidad del dólar y perspectivas económicas en Chile

Columna de Carolina Erices, profesora del Departamento de Ingeniería Comercial. En los últimos días la volatilidad del dólar ha generado preocupación ante la posibilidad

Fecha de publicación:

USM recibe a sus estudiantes de primer año en todos sus campus y sedes

Los nuevos alumnos de la casa de estudios participaron de charlas informativas en las que pudieron conocer los distintos apoyos y beneficios con los

Fecha de publicación:

Admisión USM

Ingresa tus datos para ser contactado y resolver tus dudas y/o consultas.
Búsqueda
Para salir presione tecla Escape o el botón X